Menu
not4

5 consejos para utilizar lentillas en playas y piscinas

¡Ya está aquí el veranito! Parecía que no iba a llegar nunca. Ya tenemos más tiempo para ir a playas, piscinas, disfrutar del solecito… Pero, ¡cuidado! en esta época del año, hay que extremar la precaución en cuanto al uso de las lentes de contacto.

  1. En esta época del año, procura dejar tu portalentillas en un lugar fresco, alejado de las altas temperaturas, así evitarás el riesgo de que las lentes se calienten en exceso y se deterioren.
  2. Siempre puedes combinar tus lentillas en el agua con gafas de bucear que protejan toda la zona ocular y no dejen pasar ninguna gota.
  3. Hay piscinas a cuyo cuidador se le ha ido la mano echando cloro para mantenerla. Por eso, te recomendamos que en estos lugares, guardes tus lentillas y luego, una vez hayas salido, te las vuelvas a poner como ya te enseñamos anteriormente. De esta manera, evitas que el agua entre en contacto con tus lentes de contacto y den lugar a conjuntivitis, ojos rojos y quemazón, entre otros síntomas.
  4. Lagrimeo, fotosensibilidad y sensación de cuerpo extraño en el interior del ojo son otros de los síntomas que aumentan en esta época del año, en parte, por culpa del agua de determinadas playas, que no presentan las mejores condiciones de higiene. Otro factor muy importante a tener en cuenta es un viento excesivo, que puede desplazar miles de partículas y, por mala suerte, te entren en el ojo y se adhieran a la superficie de la lentilla.
  5. Ante la sensación de tener arenilla o algún otro cuerpo extraño en el ojo quítate tus lentes de contacto con mucho cuidado y acude rápidamente al óptico-optometrista. Mientras tanto, resguárdate del sol en una zona con sombra y no te frotes los ojos. Cualquier movimiento en falso podrá derivar en una posible lesión de córnea.

Share this Post!

About the Author : xinxeta

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.